6 consejos para elegir, instalar y conservar la piedra natural

Los mármoles, granitos, pizarras y calizas son las mejores opciones que tenemos para nuestro hogar. Por esta razón, en la entrada de hoy os vamos a mostrar 6 consejos que sin duda os ayudarán a la hora de elegir y conservar piezas de piedra natural, como por ejemplo revestimientos para suelos, fachadas y todo tipo de mobiliario, tanto de interior como de exterior.

1. Acabados y clima

Si vives en un clima lluvioso y frio te aconsejamos evitar algunos tipos de acabados en exteriores, como por ejemplo los pulidos y apomazados. Esto es debido a que podrían crear situaciones de deslizamiento de cierto riesgo. La mejor opción es decantarse por flameados y abujardados, así como cualquier otro que sea áspero. Al acabar la instalación, se aconseja tratar la piedra natural con algún producto anti deslizamiento, para aumentar la seguridad y no tener ningún problema.

2. Manchas de humedad

Las eflorescencias, así como las manchas de humedad y los efectos del salitre pueden hacerse evidente con el paso del tiempo si no hemos realizado el mantenimiento adecuado en la piedra natural. Es necesario proteger la cara posterior y sus lados con recubrimientos especialmente diseñados para resistir los efectos de los agentes alcalinos. De igual forma, hay que sellarla con arena de sílice para que el aspecto de nuestros muebles y paredes sea como el del primer día.

3. Dimensiones de la piedra natural

A la hora de comprar piezas de piedra natural para revestimientos o suelos debemos tener en cuenta el transporte, la manipulación y el montaje de las mismas. Y por supuesto, estar seguros de que cabrá por las puertas de nuestra casa si se trata de elementos de interior.

4. Una piedra para cada ocasión

Además de criterios puramente estéticos, deberías elegir la piedra natural que mejor encaje con tus necesidades prácticas. Para que te hagas una idea, las calizas y mármoles no son demasiado resistentes a los ácidos, por lo que no suelen verse demasiado como encimeras de cocina y si lo hacen están protegidas por un sellado especial que evita que las manchas de aceite y grasa alteren su aspecto.

5. Fuentes de piedra natural

Las fuentes de jardines y patios suelen construirse de cemento y decorarse con piedra natural. Con el paso del tiempo y la acción del agua, los espacios existentes entre ambos materiales se llenan de humedad y le dan al conjunto un aspecto desagradable. Para evitar esta situación hay que elegir piezas de piedra resistentes y con las dimensiones adecuadas, para así limitar el número de juntas. De igual manera, durante el montaje se debe usar adhesivo epoxy para fijarlo todo a la perfección.

6. Piedra natural y calor

Si tenemos un sistema de calefacción subterráneo, algunos tipos de piedra como el travertino pueden perder parte de su estructura debido al efecto del calor. En el caso de calefacción con agua, lo mejor es dejarla correr antes de proceder al montaje de la piedra natural, de esta forma reduciremos en gran medida las probabilidades de que la piedra se rompa.