6 motivos para elegir la piedra natural

En la entrada de hoy os vamos a mostrar 6 motivos por los cuáles deberías elegir la piedra natural para tu próximo proyecto arquitectónico o decorativo. Y es que sus propiedades la hacen perfecta para pavimentos, paredes y techos tanto de interior como de exterior, así como muebles, encimeras y otros elementos.

1. La extracción de la piedra natural es sostenible

A diferencia de otros sistemas de extracción, la piedra natural no necesita sustancias químicas contaminantes que causan daño en el medio ambiente. La minería es absolutamente limpia, ya que los residuos de la cantera pueden usarse para rellenar las zonas explotadas, por lo que el impacto en la naturaleza es prácticamente nulo.

2. La piedra natural produce más empleo

Un aspecto muy interesante de esta industria es que crea más empleo que cualquier otro material de construcción. Según los estudios realizados, por cada puesto de trabajo en la extracción de piedra se producen otros 18 puestos directos en su elaboración, transporte e instalación. Y otros 60 de manera indirecta. Además, como las canteras están alejadas de los centros urbanos, esta riqueza dinamiza las localidades con menos posibilidades económicas, convirtiéndose en una fuente de empleo estable.

3. La piedra natural ofrece infinitas posibilidades

No importa el color, la textura o el acabado que estés buscando, la piedra natural te lo proporciona sin problemas. De hecho, no existe ningún otro material que ofrezca tanta variedad. Su gama es prácticamente ilimitada, lo que permite a los arquitectos, diseñadores y particulares llevar a la realidad sus sueños. Para cada necesidad existe un tipo de piedra natural que va a satisfacerla por completo: interiores, exteriores, paredes o suelos.

4. La piedra natural aguanta mejor el paso del tiempo

La piedra natural envejece mejor que cualquier otro material de construcción, que normalmente se deslucen con el paso del tiempo. Una de las grandes ventajas es que se cubre a sí misma con una capa que la protege y realza su atractivo, además de poder limpiarse fácilmente sin necesidad de usar productos específicos. Existen tratamientos para restaurar los pavimentos y devolverles su color original, incluso los que sufren más desgaste al estar situados en sitios públicos. Por todo ello, pueden durar cientos de años con el mantenimiento adecuado.

5. La piedra natural ayuda a ahorrar energía

Los edificios construidos con piedra natural tienen una excelente capacidad térmica y conductiva. Si se utiliza como revestimiento para paredes, es capaz de absorber la radiación solar y disminuir el calentamiento de las habitaciones. Todo esto supone un ahorro considerable en aire acondicionado, que según los especialistas oscila entre los 100 y 150 kilovatios por hora y metro cuadrado.

6. La piedra natural es la opción más económica

Pese a todas las ventajas con las que cuenta, la piedra natural es la opción más económica a largo plazo. Otros materiales sintéticos puede que parezcan muy baratos, pero si tienes en cuenta el tiempo que duran y las tareas de mantenimiento que necesitan, entonces la cosa cambia. La piedra natural se limpia con agua, además de existir muchas canteras que facilitan su acceso y reducen su precio. Por lo tanto, la inversión inicial compensa y mucho.