Cómo escoger la piedra natural perfecta para tu proyecto

La piedra natural es uno de los materiales con mayor calidad que podemos encontrar en la actualidad. Es resistente, duradero, no daña el medio ambiente y además es muy agradable desde el punto de vista estético. Por todo ello, en la entrada de hoy os vamos a mostrar una serie de consejos para elegir la piedra natural que mejor se adapte a las necesidades de tu proyecto.

¿Qué criterios siguen los profesionales para elegir la piedra natural?

Los arquitectos y diseñadores tienen en cuenta una serie de aspectos a la hora de elegir la piedra natural. Para empezar, debe tener el diseño y el color adecuados, que es el primer paso para decantarnos entra una u otra opción. Pero también ha de poseer las características necesarias para su función. Por ejemplo, si queremos hacer un camino que esté al lado de una piscina, tendremos que escoger una piedra que sea resistente al sol y posea capacidades antideslizantes. Y por último, el material debe ajustarse al presupuesto, algo esencial para decantarse por un tipo de piedra natural u otra.

¿Qué uso le vas a dar a la piedra natural?

Para elegir la piedra natural que encaje a la perfección deberías responder antes un montón de preguntas. ¿Es para uso particular o comercial? ¿Estará en interiores o exteriores? ¿Qué colores queremos? ¿Y qué acabados? ¿Habrá suficiente cantidad de material disponible?

La piedra natural como decoración o arquitectura

Dependiendo de la naturaleza del proyecto, la piedra natural puede verse desde distintos puntos de vista. Si estamos pensando en decoración y diseño, como una entrada elegante, una encimera o una ducha de piedra los valores estéticos estarán por encima de los otros. También podemos entender la piedra como un material de construcción, donde primarán las cuestiones prácticas como por ejemplo resistencia, durabilidad, impermeabilidad o resistencia a los factores atmosféricos.

La piedra natural para uso comercial o doméstico

Un uso comercial implica mayor número de transeúntes y por tanto es necesario que el suelo utilice una piedra muy dura, Los materiales más blandos como la caliza pueden seguir usándose sin problemas en paredes, pero no es aconsejable para pavimentos. Sin embargo, si la piedra es para uso doméstico podrás elegir la que más te guste sin olvidar que cada una tiene sus propias características. En este sentido, una elección muy común para las encimeras es el granito, que además de ser muy agradable a la vista es más resistente a la corrosión y los ácidos que podemos encontrar en una cocina.

La piedra natural en interiores y exteriores

Es necesario pensar en usos para exteriores o interiores y además deberíamos diferenciar entre suelos y fachadas. La mayor parte de las piedras naturales son adecuadas para paredes ya que el agua no les afecta tanto. Sin embargo, los pavimentos pueden recoger mucha más humedad y hay que afinar con el material, teniendo en cuenta su grado de absorción. También hay que considerar el clima imperante, ya que no es lo mismo una exposición prolongada al sol que nieve y tormentas constantes. En general, los suelos de exterior en ambientes extremadamente fríos son los que requieren una piedra con las más altas cualidades.