Cuarcita: la elección perfecta para fachadas modernas

La fachada de tu vivienda es tu mejor carta de presentación y hoy en día existen una gran variedad de diseños que combinan las tendencias más vanguardistas sin olvidar las soluciones constructivas de toda la vida. En este sentido, pocos materiales acaparan lo mejor de ambos mundos como la piedra natural, posiblemente la mejor opción si queremos crear unas fachadas estéticas, resistentes y totalmente ecológicas.

Aunque hay muchas piedras naturales distintas entre las que elegir, en la entrada de hoy nos vamos a centrar en la cuarcita, una roca que posee grandes cualidades y que supone la elección perfecta para muchas soluciones arquitectónicas.

La piedra natural es tendencia

Como podemos observar en multitud de fachadas, tanto de viviendas como de edificios públicos o comerciales, la piedra natural es una apuesta segura y su uso ha proliferado en los últimos años. Los motivos son muchos, aunque se pueden resumir en tres pilares esenciales: son muy cómodas y fáciles de instalar, resistentes a las inclemencias del tiempo y muy duraderas. Por ello, son la elección perfecta si queremos edificios de aspecto impecable durante años.

Pero también tenemos que destacar su carácter ecológico y sostenido, totalmente respetuoso con el medio ambiente y sus propiedades aislantes, que nos permiten ahorrar energía tanto en invierno como en verano, evitando además esos picos extremos de temperatura. Todo esto repercute en nuestro bolsillo y además en la calidad de vida, haciendo nuestros hogares más confortables sin necesidad de utilizar materiales y productos artificiales.

La cuarcita en las viviendas contemporáneas

La piedra natural supone una mejora significativa a nivel estético y de rendimiento, algo que no ha pasado desapercibido para los arquitectos actuales que cada vez más usan este tipo de roca en sus diseños, aumentando así su valor económico de cara al futuro.

Esto es posible gracias a piedras como la cuarcita, disponible en multitud de tonos desde el beige al verde brillante, pasando por rosados y matices más claros. Entre sus características destacan su enorme resistencia a las inclemencias del tiempo, incluso en las condiciones meteorológicas más desfavorables y su gran durabilidad, por lo que no tendrás que preocuparte de cambiar tus revestimientos de fachada en muchos años. Por todo ello, la cuarcita está especialmente recomendada para su instalación en exteriores.

Disponible en una amplia gama de formas y formatos, la cuarcita ofrece multitud de posibilidades estéticas y otorga a tu vivienda una protección que es muy complicada de conseguir con otros materiales artificiales. Su resistencia a la erosión es elevada y su mantenimiento muy sencillo, perfecto para ventilar cualquier habitación o mantener el calor durante los fríos meses de invierno.

Pero este aislamiento no solo es térmico, sino también acústico, por lo que podrás disfrutar de una tranquilidad como nunca antes habías experimentado, sobre todo si tu casa está situada en zona con alta densidad de población o tráfico.

Si aún no has decidido el material que vas a usar para el revestimiento de tu fachada te aconsejamos que confíes en la piedra natural, ya que se trata de un elemento atemporal que nunca pasa de moda, resistente y capaz de integrarse a la perfección con su entorno.