La piedra natural: preguntas frecuentes

Si estás pensando en utilizar piedra natural para un mueble de cocina, el baño, un camino para tu jardín o el revestimiento de paredes, posiblemente tengas una gran cantidad de dudas sin resolver en tu cabeza. En la entrada de hoy vamos a contestar a las preguntas más frecuentes que todos no hemos hecho alguna vez en relación a este material, para que así elijas el que más te conviene para tu nuevo proyecto y estés encantado con el resultado final.

¿Cuáles son las propiedades de la piedra natural?

Hay que tener en cuenta que no todas las variedades de piedra natural tienen las mismas características, pero por norma general poseen una cierta absorción al agua, resistencia a la compresión, le flexión y las oscilaciones térmicas. Cada tipo tiene una densidad distinta y reacciona de diferente forma a la abrasión, pero todas son muy resistentes frente a las agresiones medioambientales.

¿Qué significa que una piedra sea más o menos porosa?

La porosidad tiene que ver con la densidad de la piedra natural y determina el nivel de absorción de agua. En este sentido, cuanto más elevada sea la porosidad también lo será la absorción. Esto es algo que debemos tener muy en cuenta si se trata de una encimera de cocina, un mueble de baño o elementos de exterior, sobre todo si están próximos a fuentes o piscinas.

¿Cuál es la vida útil de la piedra natural?

Hoy en día existen monumentos como por ejemplo las pirámides que tienen más de 4.000 años y todavía siguen en pie. Aunque no es necesario que nos remontemos tan lejos, ya que las catedrales, castillos y palacios de nuestro país también están construidos con piedra natural. Es decir, si se conservan adecuadamente y se realizan unas simples tareas de mantenimiento este material puede durar cientos de años, por lo que se trata de una inversión para toda la vida.

¿La piedra natural contamina?

La sostenibilidad es otra de las características más importantes de la piedra natural, tanto en la obtención como en la preparación de la materia prima y el tratamiento de los desechos. El impacto medioambiental es mínimo, ya que este material se ha ido formando durante millones de años y su proceso de extracción es mecánico, no químico. Además, puede ser reciclado, por lo que siempre es la primera opción si tenemos en cuenta la calidad y el respeto a la naturaleza por encima de otros criterios.

¿Cómo limpiar la piedra natural?

La piedra natural requiere muy pocas tareas de mantenimiento para conseguir un aspecto impecable. Después del montaje es necesario limpiar toda la suciedad de la obra, que es posiblemente lo más complicado. En cuanto a la limpieza ordinaria, suele reducirse a pasar un paño húmedo sobre la superficie y secar el agua inmediatamente, algo que debemos hacer al menos una vez por semana. En caso de manchas más complicadas será necesario utilizar algún producto de limpieza específico para piedra natural, a ser posible que no contenga aditivos demasiado abrasivos.