La piedra natural: un material al alcance de todos

Si le preguntamos a los profesionales de la industria de la decoración y construcción si la piedra natural es un artículo de lujo, la respuesta casi siempre será afirmativa. Sin embargo, es una concepción que todos tenemos en la cabeza y que no se corresponde con la realidad. La pregunta correcta sería: ¿Se vende la piedra como un producto de lujo?

En este caso, tenemos que responder con un no rotundo, ya que pese a sus enormes virtudes arquitectónicas y decorativas, su precio es mucho más asequible que otros materiales sintéticos. En la entrada de hoy vamos a hablar de los motivos por los cuáles la piedra natural es la opción más económica para llevar a cabo tu proyecto con todas las garantías.

¿Por qué la piedra natural no se vende como un material de lujo?

Hemos comenzado el artículo formulándonos un par de preguntas con respuestas muy dispares. Esta tercera es la más complicada de responder. Algunos especialistas admitirán que no tienen ni idea, otros dirán que es culpa de la propia industria e incluso habrá quien diga que no hace falta. De hecho, es común que las pequeñas y grandes empresas del sector se “echen la culpa” entre ellas. Sea como sea, la realidad es que la piedra natural es una de las opciones más baratas que existen en la actualidad, debido a la facilidad de acceso a las canteras y su enorme disponibilidad.
Y además son resistentes, duraderas y con un factor estético que no hay que pasar por alto. Algunos materiales artificiales o sintéticos que están muy de moda ahora mismo no poseen la calidad de la piedra y su precio es incluso mayor, así que no te dejes engañar y elige siempre la mejor opción.

Relación calidad/precio de la piedra natural

La piedra natural cuesta mucho menos que otros materiales porque su demanda es menor. Además, se puede conseguir y extraer en casi cualquier parte, por lo que no hay problemas de limitación excepto en las variedades más solicitadas. No hace falta hablar de su durabilidad, ya que el mejor ejemplo lo tenemos en los monumentos históricos fabricados con piedra que tienen miles de años y aún hoy siguen en pie, como por ejemplo las famosas pirámides de Egipto.

Pero que sea económico no significa que sea una mala opción. Al contrario, la piedra natural es un aislante excepcional que limita la propagación del ruido, da una enorme claridad y además actúa regulando la temperatura en el interior de las habitaciones. Todo esto supone un enorme ahorro en aire acondicionado y calefacción, que a largo plazo se convierte en una suma importante.

No importa el diseño o el color que tengas en mente para tu proyecto, ya que vas a encontrar piedras naturales que se adapten sin problemas a tus necesidades. Lisas o veteadas, blancas o negras intensas, policromadas, con diseños intrincados y diferentes entre sí. Para que elijas exactamente lo que estás buscando y consigas llevar a la realidad todos tus sueños.