Las cocinas y el mármol: combinación perfecta

Sin duda alguna la cocina es uno de los elementos más importantes de cualquier hogar, ya que lo queramos o no al final resulta ser una de las zonas más concurridas de la casa. En la cocina no solo se prepara la comida, también es habitual que se use para tomar café, estudiar, charlar o incluso ver la tele. Por todo ello, en ocasiones se acaba convirtiendo en el auténtico corazón de nuestra vivienda.

Elegancia y durabilidad

Por todo lo que acabamos de comentar, una cocina debe ser sobre todo acogedora, ya que al pasar tantas horas en ella inevitablemente debemos sentirnos muy cómodos. Pero no nos olvidemos la parte de la casa en la que nos encontramos y en este sentido una cocina también debe ser funcional. Y precisamente estas dos características resumen a la perfección lo que debe ser una encimera de mármol: elegante y resistente a la vez.

La mejor opción para tu cocina

En el mercado actual encontramos una enorme variedad de piedras de mármol y podemos perdernos un poco si no sabemos cuáles son las mejores para decorar la cocina. No es una decisión sencilla y se basa en criterios estéticos muy subjetivos, pero a continuación os vamos a mostrar una serie de consejos sobre encimeras de mármol según el tipo de espacio que tengas.

Cocinas con poco espacio

Si no tienes mucho espacio en tu cocina una excelente idea es crear un ambiente acogedor escogiendo para ello mármol que combine varios colores. Esto dotará a la estancia de gran personalidad y la volverá única y divertida. Porque una cocina increíble no necesariamente tiene que ser muy grande.

Cocinas alargadas

En ocasiones, las cocinas son bastante grandes pero no cuadradas. De hecho, es muy habitual encontrarlas en forma alargada. Llegados a este caso, quizás la mejor opción para la encimera la tenemos en el mármol veteado con tonos cálidos, que es capaz de llenar de vida cualquier espacio y combina genial con este tipo de dimensiones.

Cocinas espaciosas

En ocasiones, tener una cocina demasiado grande puede crear problemas estéticos si no sabemos cómo organizarlas. Si te encuentras en esta situación, has de saber que puedes usar colores oscuros sin problemas, ya que no darán la sensación de que están empequeñeciendo la habitación. Por ejemplo, puedes escoger un mármol de tono negro y combinarlo con madera, una composición muy elegante y de las que no te cansarás nunca.

¡Elige tu estilo!

Además de la forma o el tamaño, hay otros elementos que nos pueden indicar la elección más correcta, como el estilo que queramos dar a nuestra cocina. En este sentido, si quieres darle un toque rústico prueba a combinar mármol de color tierra con muebles de madera. Por el contrario, para una estancia más moderna nos tendríamos que ir a los mármoles blancos mezclados con muebles de metal.

Y para disfrutar de una cocina de estilo clásico no lo dudes, apuesta decididamente por las tendencias actuales y elige un mármol blanco brillante para llenar la habitación de luminosidad, muebles de color blanco y suelos de madera.