Llena de claridad tu casa con la piedra caliza

En la entrada de hoy vamos a hablar de la caliza, una piedra natural que destaca por su porosidad y capacidad de emitir claridad a cualquier habitación de tu casa. De origen sedimentario, esta roca posee forma rectangular y en su textura se pueden apreciar restos de fósiles y otros elementos que cambian su rango de tonalidad. Debido a sus características de resistencia, dureza y facilidad de limpieza, es una piedra muy apreciada para la decoración.

¿Qué es la caliza?

La caliza es una piedra sedimentaria que está compuesta casi en su totalidad por carbonato de calcio, aunque también posee trazos de otros minerales como la magnesita, hematita, cuarzo o siderita, que son los causantes de los cambios de color que posee esta roca. Junto a las dolomías y las margas forman el conjunto de las llamadas rocas calcáreas.

El origen de la caliza

A modo de curiosidad, la caliza se origina exclusivamente en entorno de mares cálidos y pocos profundos, situados en regiones del Trópico como el Banco de las Bahamas. En estos lugares podemos apreciar increíbles estalactitas de piedra natural, que se forman a partir de las corrientes submarinas y conforman paisajes muy bellos y sugerentes. A veces la caliza forma pequeñas montañas o islas, como tenemos en la Gargante de Verdon en Francia o el Ha Long Bay National Park vietnamita.

En cuanto a su creación, puede deberse a dos motivos distintos, biológico o químico. En el primer caso se debe a la acumulación de restos de animales marinos, mientras que en el segundo la caliza surge al disolverse el carbonato de calcio, algo que ocurre en aguas con un alto índice de CO2.

Utilidades de la caliza

La caliza tiene múltiples usos en la construcción y decoración, de hecho es uno de los ingredientes que se suelen emplear para fabricar cemento. Además, cuando esta piedra natural se cristaliza por la acción del calor y la presión se convierte en mármol. En sí misma, puede presentarse en bloques o láminas muy finas y resistentes que se emplean para todo tipo de revestimientos.

Y es que se trata de una opción muy adecuada para cubrir y aislar cualquier tipo de pared o muro, ya que además de su belleza posee gran resistencia. El acabado de la caliza conforma siluetas armónicas que la hacen perfecta para espacios de interior. Pero quizás sea en exteriores donde podemos apreciar mejor sus características, ya que estamos ante un material que es totalmente impermeable y ayuda a mantener un aislamiento tanto acústico como térmico.

Ejemplos de la caliza en la arquitectura

¿Quieres un buen ejemplo de lo que puede dar de sí la caliza?

Pues échale un vistazo al Museo Guggenheim de Bilbao, la muestra más espectacular de esta piedra natural en nuestro país junto al titanio.

O puedes viajar a Egipto y visitar las pirámides de Giza, también fabricadas con ella.

Y por último no podíamos olvidar a Limestone City en Canadá, que toma su nombre de esta roca debido a la gran cantidad de edificios construidos con ella.

Echa un ojo a este blog de decoración para coger ideas realizadas en piedra caliza.