Los colores de la pizarra

La gama de colores de esta piedra natural abarca las más elegantes tonalidades y supone la elección perfecta tanto para espacios de interior como de exterior. La pizarra encaja sin problemas en ambientes de estilo tradicional o más vanguardistas y está disponible en multitud de acabados que la ayudan a desempeñar su función.

En la entrada de hoy vamos a hablar de los colores de la pizarra, que abarcan un amplio abanico que van desde los negros a los verdes y destacan por su toque oscuro y muy elegante.

Pizarra negra

La pizarra negra es la tonalidad más característica de esta piedra natural, dotada de una sofisticación difícilmente superable. Este material es perfecto para escenarios donde se necesita un total refinamiento, algo que se consigue gracias al color negro intenso que es sinónimo de elegancia.

Se utiliza sobre todo en salones, cocinas y baños que destacan por su glamour y suntuosidad, perfectos para espacios interiores muy lujosos y exteriores de viva belleza. Y además, es un clásico dentro de la arquitectura contemporánea.

La pizarra verde

La amalgama de verdes que podemos encontrar va desde el más intenso y oscuro hasta los matices más claros. Esta tonalidad es ampliamente utilizada en espacios modernistas y destaca por su carácter original, espontaneo y divertido, con distintos matices que varían la tonalidad e intensidad de la piedra natural.

La pizarra verde es muy apreciada por interioristas y por todos aquellos que quieren cambiar la idea de que esta piedra ha de ser siempre negra, dándole una nueva dimensión a los espacios íntimos. Por sus propiedades de resistencia y durabilidad también puede emplearse en exteriores, una opción perfecta de la que nunca te aburrirás.

Pizarra Gris

Por su parte, la pizarra gris proporciona un acabado sereno y equilibrado con matices oscuros y azulados que son capaces de crear entornos muy atractivos. Es un color que destaca por su versatilidad y se adapta sin problemas a cualquier exigencia decorativa. Pese a ser un color muy solemne, las vetas que dispone esta piedra natural crean un dinamismo que le resta seriedad, por lo que tiene cabida en cualquier ambiente tanto modernista como tradicional.

La pizarra gris puede tener distintos acabados lisos y rugosos que encajan a la perfección con espacios de interior y exterior, ampliamente usada en todo tipo de edificios contemporáneos. Sus propiedades la hacen especialmente recomendadas para fachadas y revestimientos, ya que pueden soportar incluso las condiciones atmosféricas más severas.

Pizarra multicolor

La pizarra multicolor se caracteriza por sus vetas doradas que tienen un aspecto similar a la tonalidad del óxido. Su apariencia no es homogénea, ya que sobre un fondo de gris medio encontramos en su superficie detalles dorados, cobrizos, amarillos y marrones que otorgan un toque de modernidad a esta piedra natural. Esto la hace muy recomendable para estilos de decoración vanguardistas sin dejar de lado, claro está, aquellos que son marcadamente más tradicionales.

Esta opción es ampliamente utilizada en las cocinas del denominado “nuevo estilo rústico”, que se caracteriza por combinar los materiales de toda la vida con los más modernos electrodomésticos propios de ambientes industriales. De igual forma, es una opción excelente para cocinas y salones modernos y minimalistas, en los que la pizarra multicolor adopta un mayor protagonismo.