Mármol, areniscas y pizarras en la decoración de exterior

La piedra natural es la opción perfecta para crear mobiliario, suelos, muros de exterior y todo tipo de decoraciones que convertirán tu hogar en un espacio único y muy personal. Con el revestimiento adecuado podemos darle un toque rústico a las escaleras o crear caminos de jardines sumamente cautivadores. Por todo esto, en la entrada de hoy vamos a comentar las mejores opciones que disponemos en la actualidad y para ello hablaremos del mármol, las areniscas y las pizarras, tres de las piedras naturales más populares que existen.

La pizarra en la decoración de exterior

La pizarra es una de las piedras naturales más habituales en la decoración de exterior y no le faltan los motivos. Para empezar, estéticamente es una delicia y combina a la perfección con distintos estilos decorativos, desde los más tradicionales a modernistas. Además de llamar mucho la atención, la pizarra es muy cómoda de instalar y modificar, lo que suele reducir su precio frente a otras alternativas.

Es resistente, aguanta muy bien el paso de los años y las inclemencias de los factores meteorológicos, por lo que con unas tareas de mantenimiento mínimas podemos estar seguros de que nuestros elementos de pizarra soportarán los rigores de la intemperie durante mucho tiempo. Por todo esto, se trata de una gran opción para cualquier tipo de diseño exterior que tengamos en la cabeza.

La arenisca en la decoración de exterior

Comparada con la pizarra, la arenisca es un material que ha llegado al mundo decorativo de forma más reciente. No obstante, su popularidad ha crecido tanto que actualmente es una de las opciones más demandadas para todo tipo de decoración exterior, desde suelos a paredes, pasando por mobiliario y revestimientos.

¿Cuáles son los motivos de este éxito? La arenisca tiene tonos muy cálidos y vibrantes que llaman poderosamente la atención, capaces de dar un toque exótico y brillante que es imposible de conseguir con otras piedras naturales de matices más oscuros. De igual forma, su superficie tiene una textura algo más rugosa que la pizarra lo que favorece su adherencia y la convierte en la elección perfecta para pavimentos que estén cercas de piscinas o fuentes.

El mármol en la decoración de exterior

A diferencia de la pizarra o la arenisca, el mármol no es un elemento tan común en la decoración de exteriores, aunque últimamente se está haciendo un hueco en el sector de la piedra natural. Entre sus características, además de su elegancia tenemos su gran resistencia y variedad de opciones, que nos permiten utilizarlo para pavimentos, escaleras o detalles como barandillas y otros elementos decorativos.

El mármol es de esos materiales con los que nunca te puedes equivocar ya que es sinónimo de suntuosidad y sofisticación. Se encuentra en una gran cantidad de colores que van desde el blanco al negro pasando por los rosados, verdes o azulados, una variedad que no coarta nuestra libertad para diseñar espacios de exterior bellos, resistentes y muy duraderos.