Murallas de piedra natural más famosas

Algunas ciudades aún conservan sus cascos históricos más antiguos y si las visitamos podemos descubrir restos de murallas, casi todas de origen medieval, que protegían el enclave original. En la actualidad muchos tramos han sido reconstruidos y protegidos como monumentos históricos, formando parte de nuestra rica tradición cultural. La entrada de hoy está dedicada a estos mudos testigos de nuestro pasado y las piedras naturales con las que estaban construidos.

Las murallas más famosas del mundo

Y claro está, si salimos a dar una vuelta por el mundo observaremos como otros países todavía conservan kilómetros y kilómetros de grandes murallas, anteriormente símbolos de poder que hoy en día se han convertido en su mejor reclamo turístico.

La Gran Muralla China

Posiblemente el ejemplo que primero nos viene a la cabeza es la Gran Muralla China, formada en su mayor parte por piedra caliza y granito. Si contamos todas sus ramificaciones mide 21.196 kilómetros de largo, con una altura que oscila entre los 6 y 7 metros y un grosor de 4 a 5. Sin embargo, actualmente solo sigue en pie el 30% de la construcción, una de las más espectaculares de todo el mundo y que llegó a generar la falsa creencia de que puede observarse desde el espacio.

La Muralla de Sacsayhuaman

Esta construcción inca de impresionante factura se caracteriza por sus técnicas megalíticas y los materiales empleados. La roca se cortaba toscamente en la cantera con la forma necesaria y era arrastrada por cientos de hombres, con la sola ayuda de cuerdas, hasta el lugar de construcción. Una vez allí se le daban los retoques definitivos y la pieza estaba terminada. El resultado era una superficie suave como el terciopelo que fue usada activamente en gran cantidad de rituales incas.

La Muralla el Gran Zimbabwe

La Muralla el Gran Zimbabwe se construyó entre los siglos XI y XV y se encuentra entre las estructuras más grandes y antiguas del África Subsahariana. Está formada por entero de piedra y consta de 3 grupos arquitectónicos bien diferenciados, siendo los más exquisitamente elaborados los que corresponden a los reyes. Además de proteger la ciudad, la muralla permitió que creciera un floreciente comercio en la zona que llegó hasta China o Arabia.

Las Murallas de Ston

Y para finalizar la entrada de hoy vamos a hablar de las Murallas de Ston, consideradas por muchos como la “Muralla China” de Europa por su imponente carácter defensivo. Se encuentra situada en la ciudad de Dubrovnik, al sur de Croacia, que destaca por sus ostras y este magnífico monumento. Sus paredes están construidas con piedras naturales provenientes de las cercanías y tiene forma de pentágono, contando con más de 40 torres y 5 fortalezas. Mide más de 7 kilómetros de ancho y recorre la urbe formando una circunferencia de 5 kilómetros. Su construcción se inició en 1333 con el objetivo de proteger la producción salina de la zona y lo hizo a la perfección, ya que en la actualidad la fábrica de sal aún sigue funcionando.