Trucos para la instalación de la piedra natural

En la entrada de hoy os vamos a mostrar una serie de trucos para instalar la piedra natural, uno de los materiales más resistentes y formidables que podemos encontrar en la actualidad. Es muy recomendable tanto para espacios de interior como de exterior y cumplen una función excepcional como revestimientos de toda clase de paredes, suelos, muebles de baño o encimeras de cocinas. Otro de los usos más habituales de este elemento lo encontramos en las terrazas, piscinas y barbacoas. La piedra natural es excelente por su alta densidad y baja absorción de la humedad y el calor, por lo que es una opción perfecta para todo tipo de muebles y suelos al aire libre.

Elige el grosor adecuado

Una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de instalar placas de piedra natural en nuestra casas u oficina es el grosor de las mismas. Este tamaño suele variar de un país a otro y es determinante para valorar la resistencia de la piedra. En este sentido, el espesor está directamente relacionado con el uso que vayamos a darle.

Para hacernos una idea, los suelos de granito con un grosor superior a los 6 centímetros son capaces de aguantar incluso el peso de los camiones. Sin embargo, en fachadas esto no será necesario, ya que la fuerza ejercida sobre la piedra será mínima. Siguiendo con el ejemplo anterior, una placa de granito de 1 centímetros de grosor será suficiente para el revestimiento de paredes. En cuanto a los muebles, las encimeras de cocina tienen un espesor variable entre 2 y 3 centímetros, aunque según las características del diseño pueden llegar hasta los 4.

En resumen, el grosor de la piedra natural va a depender de la función que tenga, así como sus propias características. En el mercado actual podemos encontrar espesores de tamaño estándar que van desde 1 a los 20 centímetros.

Instalando la piedra natural por nuestra cuenta

Existen muchos manuales que explican con claridad y exactitud la forma de instalar revestimientos de piedra natural en todo tipo de suelos y paredes. En ocasiones, los fabricantes de anclajes también suministran información sobre el montaje, por lo que es posible proceder a la instalación de estos elementos por nuestra cuenta.

Para ello, la superficie donde irá la placa debe ser completamente lisa, sólida y duradera. De lo contrario, la tensión ejercida podría llegar a deformar la superficie de la piedra. Esto es algo que debemos evitar si queremos que nuestra estructura se mantenga estable durante mucho tiempo. Para la instalación se pueden usar adhesivos especiales para pavimentos o fachada que facilitan enormemente la tarea.

Colocar unos paneles de piedra natural es bastante sencillo si tenemos algo de experiencia en estas lides y contamos con la ayuda de alguien si son demasiado grandes y pesados. Otra cosa bien distinta son los suelos compuestos de baldosas, que en la mayoría de los casos van a requerir la presencia de un profesional para que el resultado sea óptimo, ya que esta tarea requiere mucha precisión.